sábado, 13 de septiembre de 2008

LA HORMONA DEL CRECIMIENTO


La hormona del crecimiento humano (HGH, somatotrofina, hormona somatotrópica, STH) es producida por la división anterior de la glándula pituitaria.

La hormona del crecimiento tiene su efecto principal sobre el crecimiento en adolescentes, pero también influye en otras funciones del cuerpo, entre ellas la conversión de azúcar y grasa. En pre-adultos, la HGH estimula el crecimiento lineal y el envejecimiento de los huesos. También estimula el transporte intracelular de aminoácidos y causa la retención de nitrógeno, el cual es un marcador supuesto del anabolismo proteico. La actividad del RNA mensajero está afectada, lo cual aumenta la síntesis proteica en células específicas, y estimula la degradación intracelular de grasa corporal para que se use más grasa como energía, lo cual tiene un efecto de “salvar” las proteínas.

La HGH también estimula el hígado para producir somatomedinas que son moléculas mensajeras, llamadas a veces factores de crecimiento.

Médicamente se administra la HGH para prevenir el enanismo en niños y jóvenes que tienen una deficiencia de esta hormona. Antes de la fabricación genética de hormona sintética, las provisiones de hormona del crecimiento estaban limitadas a fuentes de glándulas pituitarias. A pesar de la escasez de esta droga, se ha informado de su uso en el dopaje.

Además de los aspectos morales de su uso, hay riesgos relacionados con proveer al cuerpo con más hormona del crecimiento de la que necesita normalmente. Demasiada hormona del crecimiento antes de la pubertad lleva a un crecimiento excesivo (la altura puede ser de más de 2.10 m.) mientras que la acromegalia (manos, pies, orejas y nariz hipertrofiados con una mandíbula saliente) aparece si las dosis de producción endógena o exógena de HGH son demasiado grandes después de la pubertad.

El término acromegalia fue usado por primera vez en 1880 para definir unas observaciones clínicas, y viene de la palabra “arc” que se refiere a las partes periféricas del cuerpo, como las manos, los dedos, la nariz, etc; y “megol”, que significa grande. La acromegalia atlética se nota en atletas por el endurecimiento de las características faciales, mayor tamaño de la nariz, labios, la lengua y tejidos faciales blandos. Se denota un mentón prominente, con aumento de la mandíbula y la quijada. La frente se hace mas prominente al agrandarse las crestas orbitales y los senos frontales, y los dedos se agrandan en forma de pala. Hay un aumento de la actividad de las glándulas sudoríparas y sebaceas, además de pequeñas manchas de pigmentación aumentada, conocido como fibromata mollusca.

El crecimiento del cartílago y de los tejidos blandos hace que los espacios articulares se ablanden, provocando un marcado dolor articular, además de una distorsión de las estructuras corporales, llevando a la desfiguración. La organomegalia y la visceromegalia (aumento de tamaño de los órganos y de la víscera) puede llevar a un fallo cardiaco. Además del riesgo de diabetes y otros desarreglos metabólicos.


EL MERCADO NEGRO

Es importante para los atletas el ser conscientes de que mucha de la HGH y de los esteroides anabólicos del mercado negro están falsificados. La HGH muchas veces no es ni siquiera HGH. En numerosas ocasiones los esteroides inyectables han sido sustituidos en los frascos caseros, dando lugar a test de doping positivos aunque solo puedan contener solo aceite de sésamo.

En algunos casos se ha inyectado la HGH animal (bovina, mono Rhesus, etc.), lo cual confunde, ya que la HGH animal es incompatible con la especie humana. También ha habido enfermedades serias con compuestos impuros vendidos como HGH o HGH extraída de cadáveres humanos.

El uso de la hormona del crecimiento está ampliamente desarrollado entre los atletas con dinero y grandes deseos de tamaño máximo y fuerza. Las dosis promedio varían enormemente. Algunos médicos dicen que por lo regular se usan 6 unidades semanales y otros hasta 20 diarias. Hay que tener en cuenta que esas fuentes de información dicen que algunos atletas de California han llegado a tomar hasta 30 unidades diarias, y que la dosis normal para un gran atleta era de 10 al día.


“JUGO DE MONO”

Durante los primeros días del uso de la hormona del crecimiento por parte de los atletas no había forma sintética de este fármaco, por lo que se probó con todo lo que se pudo. Algunos consiguieron HGH derivada de cadáveres, mientras que otros tomaron lo que les dijeron que era hormona del crecimiento de primates. Y las historias de las maravillosas propiedades del “jugo de mono” empezaron a correr por todos los gimnasios de Norteamérica.

En los casi 20 años que llevan los atletas experimentando con la hormona del crecimiento derivada de cadáveres, su uso ha seguido creciendo. Solo lo limita su elevado costo y difícil acceso. Se han entrevistado a atletas de muchos deportes que la han utilizado. En una ocasión un atleta comentó que conocía a más de 50 jugadores de rugby que la usaban solo en su ciudad. Pocos son los que pueden utilizarla ya que su precio es bastante elevado. Se dice que la presión de la competencia acabará por bajar el costo por unidad de HGH, pero por ahora el precio permanece alto ya que las dos principales compañías que la producen, Genentech y Lilly, intentan recuperar sus costos iniciales de investigación y conseguir beneficios para sus accionistas.


---

1 comentario:

Anónimo dijo...

ese es su lado negativo pero el positivo es que rejuvenece solo a los de 45 años a mas y es carisima y esoty hablando de la original siempre con supervision medica,saludos.

Artículos mas vistos