sábado, 13 de septiembre de 2008

EL MECANISMO DE ACCION DE LOS ANABOLICOS ESTEROIDES



La información referida al mecanismo de acción de los Anabólicos Esteroides (AE) se ha incrementado mucho últimamente. Sin embargo, aun hoy día, queda todavía mucho por conocer, como ilustra este fragmento de la edición de 1990 de The Farmacological Basis Of Therapeutics:


“Si los andrógenos ejercen un efecto beneficioso sobre el rendimiento atlético, no se sabe como lo hacen, ya que los receptores de andrógenos en los hombres maduros parecen estar funcionalmente saturados”.

Se han propuesto un número de mecanismos para explicar los efectos de los AE sobre la fuerza y el volumen muscular. Estos incluyen:

1) Incremento en la Síntesis Proteica
2) Inhibición del Catabolismo Proteico al reducir los efectos de los glucocorticoides (otros esteroides producidos por la glándula adrenal como respuesta a varios tipos de estrés, incluido el entrenamiento),
3) Alteraciones de la fisiología de los sistemas nerviosos, central y periférico.

El resultado final de las dos primera variables es un incremento de la retención de nitrógeno, por eso llamamos a esas sustancias agentes anabólicos, porque su efecto neto es el incremento de la cantidad de proteína corporal, sobre todo la existente en los músculos esqueléticos.

Los AE aumentan la síntesis proteica mediante sus interacciones con receptores específicos de andrógenos que están presentes en todos los tejidos objetivo de los andrógenos.

Esos receptores hormonales interactúan con sitios específicos a lo largo del material genético de la célula, produciendo al final un incremento de la síntesis proteica. El tipo de proteína sintetizada depende del tipo de célula. En el músculo, hay incrementos de proteínas contráctiles, proteínas estructurales y proteínas enzimáticas. Las proteínas sintetizadas en el cerebro, hígado, piel o próstata son obviamente distintas.

A medida que fueron desarrollándose los anabolizantes esteroides, se identificaron distintas estructuras que poseían mayor o menor afinidad con los receptores del músculo que con los tejidos sexuales, como las vesículas seminales y la próstata, donde la concentración de receptores andrógenos es extremadamente elevada.

Por ejemplo, el decanoato de nandrolona, debido a su estructura química, se une con idéntica afinidad con los receptores del músculo esquelético y con los de la próstata, mientras que la testosterona se fija muchas más veces en la próstata y otros tejidos sexuales que en músculo.

Las vías de administración (orales o inyectables) son significativas en términos de efectos del esteroide. Las drogas inyectables, sobre todo las aprobadas para uso humano, poseen efectos basados en su estructura y solubilidad en lípidos. Y también ejercen una toxicidad inferior. Pero esta el riesgo adicional de compartir jeringas y la toxicidad desconocida del contenido de muchos supuestos esteroides del mercado negro.

La modificación de la estructura del anillo de esteroides para asegurar la actividad apropiada cuando la sustancia se toma oralmente resulta en características bastante distintas. La mutilación del numero 17 del carbono crea muchos problemas para el hígado. Esos compuestos causan los cambios mas pronunciados en el triglicérido hepático, lipasa, los niveles de lípidos sanguíneos, niveles de insulina (hiperinsulanemia), niveles de enzimas hepáticas y problemas de conducta. Desgraciadamente, han resultado ser los más cómodos, aparte de ejercer un efecto mas pronunciado sobre la fuerza, miligramo a miligramo cuando no hay sobredosis, que los inyectables.

Efectos distintos a los incrementos sobre la fuerza y la masa muscular, observados con amplias dosis de AE se medían a través de la unión con otros receptores (incluidos los de glucocorticoides y progesterona) y la conversión de unos AE en estrógenos con los resultantes efectos estrogénicos.

Los andrógenos no son el único estímulo que promueve la síntesis proteica, sobre todo en el músculo. La insulina y la hormona del crecimiento son también anabólicas. Quizás sorprendentemente, el tejido muscular no depende de la mediación de la síntesis proteica (incluso con las gónadas y la pituitaria eliminadas, los músculos pueden seguir creciendo en respuesta a la sobrecarga). Sin embargo los andrógenos, al igual que la insulina y la hormona del crecimiento, incrementan las tasas de síntesis proteica sobre las que aparecen con el ejercicio solo.

Los efectos de los andrógenos sobre los receptores de glucocorticoides también implican afinidad del receptor y las respuestas complejas de este. Por lo tanto, el grado en que los andrógenos influencian (reduciendo) los efectos catabólicos del cortisol sobre el músculo y el glucógeno hepático depende de la fuerza de la unión del andrógeno con el receptor glucocorticoide y la respuesta del complejo receptor. Ambos aspectos están afectados por los cambios de la estructura molecular androgénica que produce andrógenos “cargados” que alteran la farmacocinética de los compuestos de esteroides.

Un incremento en el número de receptores de cortisol en el músculo, que puede producirse como respuesta a un número de fenómenos, podría llegar a desbordar la inhibición de andrógenos del catabolismo inducidos por los glucocorticoides. La regulación al alta de los receptores de cortisol afectaría a las dosis necesarias para suprimir los efectos catabólicos del cortisol durante la administración de AE y también lo haría con la terminación de un ciclo de esteroides.

Los efectos catabólicos de los glucocorticoides son una consideración importante durante una terminación de un ciclo de esteroides. Si este se termina abruptamente, sin consideración del incremento de la respuesta catabólica asociada con la regulación al alta de los receptores de cortisol, del descenso final de tamaño muscular será muy superior que si el ciclo se hubiera finalizado poco a poco, permitiendo no solo descensos iniciales en la actividad de glucocorticoides sino también normalización de la testosterona endógena.

Debido a que muchos de los efectos androgénicos de los AE vienen mediados por su conversión en dihidrotestosterona (DHT), la tasa y la cantidad en que cada AE se convierte en DHT puede afectar la expresión de los efectos androgénicos mediados por la DHT. Aquí también los cambios en la estructura andrógena pueden ejercer una marcada influencia sobre este aspecto del metabolismo de los esteroides.

Estos procesos son preocupantes para los atletas que usan AE. Aunque muchas, si no la mayoría, de las diferencias en las acciones biológicas de los AE pueden explicarse por la química del receptor de andrógenos y la fisiología, las diferencias individuales en los procesos de los receptores de andrógenos y sus efectos pueden contar por la diversidad de respuestas entre los individuos respecto al mismo anabolizante. Es ciertamente mucho más complejo que una simple curva de dosis-respuesta. Más no solo no es necesariamente mejor, sino que puede ser peor.


---

1 comentario:

Watsonov dijo...

yo opino que los anabolicos son peligrosos

Aumentar Masa muscular

Artículos mas vistos