sábado, 13 de septiembre de 2008

EL EJERCICIO MATUTINO Y EL RIESGO DE INFECCIONES


El ejercicio que se realiza a primeras horas de la mañana puede estimular el cuerpo y producir una sensación de bienestar durante el día, pero científicos han concluído que también puede incrementar la susceptibilidad a las infecciones.

Las concentraciones de la hormona del estrés, cortisol, que inhibe el sistema inmunitario, se elevan en los atletas que se entrenan temprano en la mañana en vez de hacerlo en horas avanzadas del día.

"Los resultados de este estudio indican que el mejor horario para entrenarse, es decir, la hora del día en la que ocurre el menor efecto inmunosupresor, es en las primeras horas de la noche", dijo Lygeri Dimitriou, de la Universidad Brunel en Isleworth, en el sudeste de Inglaterra.

En un estudio publicado en el British Journal of Sports Medicine, Dimitriou y sus colegas estudiaron los efectos de los programas de ejercicio matutinos y nocturnos en 14 nadadores.
Los investigadores determinaron sus concentraciones de cortisol y su índice de secreción de IgA, un marcador de actividad inmunitaria, en la saliva, después de sesiones de entrenamiento matutinas y nocturnas.

Las concentraciones de cortisol eran más elevadas en las mañanas, tanto antes como después del entrenamiento, pero los índices de secreción de IgA fueron inferiores, aunque las sesiones de ejercicio no afectaron esta función.

Los científicos dijeron que los hallazgos indican que el reloj biológico de una persona, o ritmo circadiano (cambios o ritmos biológicos que ocurren en un ciclo de 24 horas), tiene un impacto en el sistema inmunitario.

Los investigadores dijeron que los atletas deberían evitar el entrenamiento matutino, especialmente después de una lesión o enfermedad, y antes de una competencia importante.
"El estudio muestra que hay una disminución circadiana de IgA en las mañanas y un aumento de cortisol, lo que indica que los atletas deben evitar el entrenamiento matutino", añadió Dimitriou.


---

Artículos mas vistos